Estamos por iniciar un año juntos…donde recorreremos muchos caminos, donde cada quien pondrá lo mejor de sí para llegar juntos a la meta.
Bienvenidos…seremos un gran equipo

martes, 23 de octubre de 2012

El “Burnout” en los docentes




¿Qué efectos genera el Burnout”? ¿Cuáles son las enfermedades asociadas? ¿Qué síntomas produce? ¿Cuáles son las etapas que transita? ¿Cómo podemos entender el síndrome? ¿Cuáles son sus fuentes más relevantes?



En las últimas décadas, se ha desarrollado un gran interés por el estudio del estrés y los factores psicosociales relacionados con el trabajo y la repercusión de éstos sobre la salud de los trabajadores. Sobre el punto, debemos señalar que el interés por la productividad y la eficiencia, no siempre han sido acompañados de condiciones laborales dignas y adecuadas, recursos suficientes para llevarlo a cabo y un diseño de tareas y puestos que tengan en cuenta las características de las personas, sus necesidades, habilidades e intereses. La falta de atención a estos aspectos pueden generar consecuencias sobre las personas (estrés, insatisfacción), o sobre la empresa (ausentismo, conflictividad, disminución de la calidad del trabajo y la productividad, etc.).



Dentro de las enfermedades asociadas al estrés laboral, el síndrome de "Burnout", también llamado "síndrome de estar quemado", "síndrome de la quemazón", "síndrome del estrés laboral asistencial" o "síndrome del desgaste profesional", es cada vez más conocido y lamentablemente más extendido, y suele afectar principalmente a personas cuyas tareas laborales tienen un componente central de ayuda a los demás y de gran intervención social como los médicos, enfermeros, odontólogos y demás profesionales de la salud, así como a docentes, trabajadores sociales, deportistas, policías, entre otros.



El síndrome del "Burnout", puede considerarse como el mal del fin de siglo, al punto que se calcula que alrededor de dos tercios de todas las enfermedades están relacionadas con el estrés laboral, y aunque no se trata de una relación de causa-efecto, el estrés laboral es un factor importante que interacciona con otras variables biológicas, psicológicas y sociales, dando lugar a numerosas enfermedades físicas y mentales. Inclusive, existen referencias que nos informan que el estrés laboral es un problema grave que está vinculado con el origen del 50% de las bajas laborales en la Unión Europea.



El síndrome del "Burnout", mal invisible que afecta y repercute en la calidad de vida, es considerado como la fase avanzada del estrés profesional y se produce cuando se desequilibran las expectativas en el ámbito profesional y la realidad del trabajo diario, produciéndose desmotivación, desinterés, malestar interno e insatisfacción laboral en el sujeto que lo padece, el cual infiere "tensión" al interactuar y al tratar reiteradamente con otras personas.



A diferencia de un estrés puro, el "Burnout" siempre está asociado a sentimientos de desvalorización y fracaso,  se manifiesta bajo unos síntomas específicos, siendo los más habituales:



A.   Psicosomáticos: Cansancio, fatiga crónica, frecuentes dolores de cabeza, malestar general, problemas de sueño, contracturas y algias óseo musculares, ulceras y otros desórdenes gastrointestinales, perdida de peso, taquicardia, hipertensi6n, etc.



B.   Conductuales: Mala comunicación, ausentismo laboral, abuso de drogas (café, tabaco, alcohol, fármacos, etc.), incapacidad para vivir de forma relajada, superficialidad en el contacto con los demás, aumento de conductas violentas, trastornos en más o en menos del apetito y la ingesta, distanciamiento afectivo de los clientes y compañeros.



C.   Emocionales: Distanciamiento afectivo como forma de protección del yo, aburrimiento y actitud cínica, impaciencia e irritabilidad, sentimiento de omnipotencia, desorientación, incapacidad de concentración, disminución de la memoria inmediata, baja tolerancia a la frustración, sentimientos depresivos, sentimientos de vació, agotamiento, fracaso, impotencia, baja autoestima y pobre realización personal.



D.   Laborales: Detrimento en la capacidad de trabajo, detrimento en la calidad de los servicios que se presta a los clientes, aumento de interacciones hostiles, comunicaciones deficientes, frecuentes conflictos interpersonales en el ámbito del trabajo y dentro de la propia familia.



Las evidencias que afectan al individuo en el inicio de la aparición de la enfermedad, se reconocen en varias etapas y son:

1.    Exceso de trabajo.
2.    Sobreesfuerzo que lleva a estados de ansiedad y fatiga.
3.    Desmoralización y pérdida de la ilusión.
4.    Pérdida de vocación, decepción de los valores hacia los superiores.

 
Herbert J. Freudenberger, psicoanalista alemán residente en Norteamérica y que trabajaba en una clínica neoyorquina, fue el que introdujo, desde una perspectiva clínica, el termino "Burnout" en la literatura científica para hacer referencia a un conjunto de manifestaciones anómalas características de las personas que trabajan en profesiones de ayuda a los demás. Definió el síndrome como "un conjunto de síntomas médico-biológicos y psicosociales inespecíficos, que se desarrollan en la actividad laboral, como resultado de una demanda excesiva de energía".



Para él, se trata de "una sensación de fracaso y una experiencia agotada que resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador". Como podemos apreciar, la definición que nos brinda se refiere a un estado emocional que se encuentra al final de un proceso. Para dicho autor, este proceso que acaba en el "Burnout" se debe a una elevada implicaci6n del trabajador en su profesión, la "adicción al trabajo".



En concreto, se refirió a los profesionales denominados de "ayuda" cuya actividad va dirigida a otras personas, con las que mantienen fuerte y sostenido contacto directo. Sus primeras observaciones fueron los efectos que en poco mas o menos de un año sufrían muchos de los voluntarios: Una progresiva pérdida de energía que llevaba al agotamiento, ansiedad inespecífica y, en algunos casos, cuadros de tipo depresivo, en un marco de pérdida de la motivación e interés con que abordaron su trabajo, e incluso manifestando intolerancia, resentimiento y agresividad con los pacientes.



A partir de esa fecha, el síndrome del "Burnout" ha generado infinidad de trabajos, especialmente en el ámbito organizacional. Casas & Hilari, informa que algunos artículos realizados en 1990 citan más de 2500 referencias sobre "Burnout" entre sus primeros estudios, en 1974 y 1989. Ello se debe a la importancia que merece el tema para el mundo empresarial, donde los costes debido al "burnout" pueden suponerse elevados, a pesar de poseer escasos estudios que evalúen concienzudamente las repercusiones del síndrome en las organizaciones.



Por otra parte, se han desarrollado diversos intentos para alcanzar una delimitación te6rica del constructo (concepto, expresividad, factores implicados en su desarrollo, etc). Algunos autores explican el síndrome como consecuencia del fallo en las estrategias de afrontamiento al estrés laboral. En tal sentido, Edelwich y Brodsky, sostienen que el síndrome de desgaste profesional sería: "como una pérdida progresiva del idealismo, energía y motivos vividos por la gente en las profesiones de ayuda, como resultado de las condiciones de trabajo".



Estos mismos autores proponen cuatro fases por las que supuestamente pasaría una persona en un proceso de desgaste profesional: entusiasmo; estancamiento; frustración y apatía.



Otras propuestas, por aclarar el concepto, intentan una clasificación del síndrome en dos categorías diferenciadas: "el Burnout activo", que se demuestra por una manifestación del desgaste a través de conductas asertivas, con muestras de irritabilidad y hostilidad; y el "Burnout pasivo", que viene caracterizado por las conductas de retirada y la apatía. A estas alturas debemos tener presente, según Guerrero Barona, que el "Burnout", es un término anglosajón cuya traducción mas próxima y coloquial es "estar quemado", desgastado, exhausto y perder la ilusión por el trabajo.



En virtud a lo mencionado anteriormente, la aproximación más fructífera ha sido la realizada por Maslach y Jackson, quienes desde una perspectiva psicosocial subrayan la dimensión emocional del "burnout" como forma de respuesta al estrés. En este sentido, el "burnout" es concebido como una respuesta inadecuada ante el estrés, cuya expresión fundamental consiste en un síndrome tridimensional que tiene tres dimensiones características: Un agotamiento físico y/o psicológico, una actitud fría y despersonalizada en el trato con los demás, y un sentimiento de inadecuación ante las tareas que se deben realizar.



Debemos recordar que el término "estrés" proviene de la física y la arquitectura, y se refiere a la fuerza que se aplica a un objeto, que puede deformarlo o romperlo.



En la psicología, el estrés suele hacer referencia a situaciones que implican demandas fuertes para el individuo y que pueden agotar sus recursos de afrontamiento. El término fue importado para la psicología por el fisiólogo canadiense Selye, y desde allí ha sido entendido como: Respuesta-estímulo-interacción. En la actualidad, este último se acepta como el más completo.



El concepto de estrés guarda relación entonces con un desequilibrio entre las demandas del ambiente (extresores externos o internos), y los recursos disponibles del sujeto.



Todo sujeto hace constantes esfuerzos cognitivos y conductuales para manejar adecuadamente las situaciones que se le presentan, por eso no todo el estrés tiene consecuencias negativas; en todo caso, éstas se producen cuando la situación desborda la capacidad de control del sujeto. Este resultado se denomina distrés, a diferencia del estrés positivo o eutrés, que puede ser un buen dinamizador de la actividad laboral.



Volviendo a la temática del "burnout", a partir de la aproximación realizada por Maslach y Jackson; se han desarrollado colaboraciones, en las que se destaca el carácter episódico de un fenómeno descrito a través de fases, aun cuando dichas aportaciones discrepan tanto en la relevancia de unos aspectos sobre otros como en la secuencialidad de la experiencia del "Burnout".



Para Cherniss, el "burnout" puede ser entendido como una forma de afrontar el éstos, destacando tal vez como aspecto más sugestivo de su teoría, la combinación entre características del entorno laboral y variables personales del trabajador (expectativas, actitudes, etc.), cuya interacción puede generar una sobrecarga capaz de desarrollar respuestas constitutivas de "burnout" como una forma de adaptación defensiva.



A partir de la propuesta anteriormente mencionada, las características personales de quienes desarrollan profesiones orientadas hacia la ayuda a los demás, pueden explicar en buena medida su mayor predisposición a terminar "quemados",  habida cuenta de su carácter vocacional unido a una actitud demasiado exigente respecto a la realización de la propia tarea en la cual puede darse una excesiva implicación emocional.



El "Burnout", sin embargo, no es patrimonio exclusivo de educadores, trabajadores sociales o profesionales de la salud, sino que por el contrario puede ser descrito en todas aquellas "personas que trabajan con personas".



Algunas profesiones por sus características y el contexto en que se ejercen, tienen más riesgo de ser estresantes. La enseñanza es una de ellas, lo cual ha dado lugar a numerosos estudios sobre los factores implicados y las vías de intervención, que han identificado las fuentes del estrés más relevantes de los profesores:

(1)   Actitudes negativas por parte de los alumnos.

(2)   Problemas de disciplina en el aula.

(3)   Malas condiciones de trabajo (número excesivo de alumnos en las aulas y falta de equipo adecuado).

(4)   Presiones temporales y sobrecarga de trabajo.

(5)   Conflictos entre los profesores.

(6)   Cambios rápidos en las demandas de currículo y organización.



Cuando la multitud de estresores encontrados en la situación de enseñanza continua sin esperanza de solución, el patrón de reacciones descritas como "Burnout", daña seriamente la habilidad del profesor para ejecutar su trabajo. Los sentimientos del docente se vuelven negativos, se desarrolla una actitud de cinismo, se pierde la implicación con los alumnos, aumentan las enfermedades físicas y mentales y el absentismo y, en ocasiones el consumo de drogas y el alcohol.



A todo lo anteriormente señalado, se pueden agregar trastornos depresivos, ansiedad, irritabilidad, descenso en la autoestima, sentimientos de indefensión, obesidad, consumo de tabaco, insomnio (consecuencias psicológicas) e hipertensión, úlceras, asma, trastornos coronarios (consecuencias psicofisiológicas).



Queda claro entonces que una de las actividades de mayor compromiso profesional en lo que se refiere a apoyar y ayudar a las personas es la docencia. Sobre el punto, la docencia experimenta presiones constantes de la sociedad para intentar corregir problemas sociales de toda índole, por ejemplo, las drogas, el alcohol, el abuso sexual, entre otros. Inclusive, algunos profesionales abandonan la docencia, "quemados" o "hastiados" por la labor diaria para incorporarse en otras actividades laborales.



En virtud a todo lo señalado, creemos que es de suma urgencia estudiar dicha problemática en los docentes universitarios de nuestro país, toda vez que en su ejercicio profesional los profesores están orientados permanentemente al trato directo con las personas, desarrollando un alto grado de compromiso emocional, que puede en un momento determinado provocar el denominado estrés laboral.





Extraído de
El Síndrome Del "Quemado" por Estrés Laboral Asistencial en Grupos de Docentes Universitarios
Carlos Ramón Ponce Díaz; Mario Santiago Bulnes Bedón; Jaime Ramiro Aliaga Tovar;
María Clotilde Atalaya Pisco; Rosa Elena Huertas Rosales
REVISTA DE INVESTIGACIÓN  EN PSICOLOGÍA - VOL. 8,  N.º  2